Cartera de servicios

PRACTICAMOS UN ENFOQUE GLOBAL DE LA NEUROREHABILITACIÓN

Entendemos que las lesiones neurológicas afectan muchos aspectos, tanto de la vida de la persona como de su entorno próximo. El trabajo se hace en red, coordinando y estableciendo las sinergias necesarias entre las diferentes disciplinas que comprenden la neurorehabilitación.

Enfocamos los tratamientos dependiendo de las características de la persona (puntos fuertes y puntos débiles) y del entorno que la rodea (familia, comunidad, red de servicios de salud, de servicios sociales y tecnología). Nuestro objetivo es minimizar las secuelas producidas por la lesión cerebral y potenciar las capacidades de cada persona, empoderándola para que vaya recuperando poco a poco el control de su vida y la posibilidad de decidir sobre ella misma.

Trabajamos con el entorno, eliminando las barreras y facilitando todos los recursos, tanto personales como comunitarios, para avanzar en el camino de la reinserción.

Prestamos asistencia a personas de todas las edades que por algún motivo necesitan atención, tanto si se encuentran en su domicilio como si están ingresadas en algún centro.

Ofrecemos tratamientos que se pueden realizar de forma ambulatoria, es decir: (el paciente se desplaza y recibe el tratamiento en nuestro centro), o bien somos los profesionales quienes nos desplazamos donde se encuentra la persona: domicilio, residencia, hospital, trabajo, parque de salud, piscina, etc.

Para saber cómo os podemos ayudar, realizamos una valoración inicial en la cual recopilamos toda la información que necesitamos para conocer cómo la enfermedad está afectando en la vida de la persona que necesita ayuda y en la de su familia: sus necesidades y deseos, los efectos de la enfermedad en su vida diaria, las capacidades que se conservan, las características del entorno, los recursos disponibles, etc. Es decir, cómo la enfermedad está afectando en la vida de la persona que necesita ayuda y en la de su familia.

Una vez identificado el problema y la situación, realizamos un informe con una propuesta de tratamiento y un presupuesto. A continuación hacemos una visita para presentar la propuesta y acordar la intervención con la persona afectada.

Cuando identificamos necesidades que ya están cubiertas por otros profesionales, o bien requieren intervenciones que nosotros no podemos ofrecer, nos coordinamos con las entidades y personas oportunas, garantizando que la intervención sea integral y centrada en la persona, y no parcelada según quien ofrece el servicio. También trabajamos coordinados con la familia y el entorno ofreciendo apoyo y estrategias para garantizar el bienestar de la persona atendida y del familiar que la cuida.

Los tratamientos pueden ser individuales o en pequeño grupo de 2 a 4 personas.

El tratamiento grupal se ofrece cuando la persona ya cuenta con elementos para trabajar de forma autónoma o supervisada. Los objetivos del trabajo en grupo son:

  • Facilitar el mantenimiento de la salud.
  • Promocionar las relaciones interpersonales.
  • Empoderar a los participantes y a sus familias con estrategias que mantengan su salud y faciliten las relaciones sociales.

La familia, el cuidador principal y/o el entorno próximo a la persona tratada participa en todas las etapas de la intervención, cuando se pide o el profesional lo considera adecuado, siempre con el consentimiento de la persona que recibe el tratamiento; o sea, la valoración inicial, el acuerdo de tratamiento y el calendario, la revisión de los objetivos, algunas sesiones de tratamiento y la propuesta de alta. Todo siempre se habla y se consensua con la persona tratada y su familia. Además, disponemos de teléfono y dirección de contacto para que tanto el paciente como los familiares contacten con los profesionales, si lo consideran necesario.

Ofrecemos formación individual y grupal a los cuidadores para que el paciente continúe con el tratamiento en el domicilio. Tratamos asuntos como: movilizaciones, traslados y desplazamientos, adecuación del entorno y utilización de los instrumentos de apoyo, curas para el cuidador y habilidades comunicativas, entre otros.

Desde ENDAVANT se quiere promocionar una actividad que pone al servicio de los ciudadanos con afecciones neurológicas la oportunidad de ejercitar una terapia física, a la vez que realizan una actividad socializadora y que no podrían realizar sin un apoyo externo.

Una de nuestras directrices es la promoción de la salud y lo hacemos facilitando que sea la misma persona afectada quien se haga cargo del mantenimiento de su salud, adaptando los servicios a cada persona y enseñándole a gestionar los recursos de los que dispone (piscina pública, privada, playa..). La actividad acuática que ofrecemos tiene como objetivo que estas personas puedan disfrutar de los beneficios que aporta el medio acuático para el mantenimiento de su salud y a la convivencia familiar y social, y de este modo poder bañarse con seguridad tanto en piscinas como en el mar.

El servicio proporcionará a los usuarios:

  • Estiramientos por posibles retracciones musculotendiniosas
  • Estimulación del control motor de todo el aparato locomotor
  • Disminución de la espasticidad u otras alteraciones del tono muscular
  • Trabajo del equilibrio en un medio diferente al habitual, medio acuoso (desgravado), lo cual es muy complicado en el medio habitual (tierra)
  • Facilitación de reacciones de movimiento que no conseguirían en el medio terrestre
  • Prevención de caídas
  • Contribución a la mejora de la calidad de vida
  • Prevención de la exclusión social

Esta actividad se puede hacer de forma individual o en pequeño grupo. El número de usuarios por grupo oscilará entre dos y cuatro personas con déficits comunes, los cuales que previamente, habrán sido valorados para poder llevar a cabo la actividad sin riesgos para la salud del usuario.

La Telerehabilitación consiste en realizar una terapia rehabilitadora de forma remota (sin presencia física en el centro de rehabilitación) y sin asistencia presencial de un profesional sanitario.

He aquí la importancia de empoderar a los afectados para que sepan y quieran continuar cuidándose y recuperándose con un apoyo mínimo de los profesionales.

Ventajas de la Telerehabilitación:

Realizar la rehabilitación en el propio domicilio ofrece ventajas muy claras. Empezando por las que mejoran la calidad de vida del paciente, las más evidentes son su propia comodidad y accesibilidad. En pacientes con problemas de movilidad esto es obvio, pero en cualquier caso, siempre que se eviten desplazamientos a los centros de rehabilitación estamos dando a cada persona libertad de horarios y de lugares (su propia casa, la de un familiar o incluso la de vacaciones). La rehabilitación es menos «traumática» si se realiza en un entorno familiar y cotidiano.

Además del tiempo empleado por el paciente en cada desplazamiento hasta el centro de rehabilitación, los costes de desplazamiento se minimizan si la terapia se realiza en el domicilio.

Otra ventaja es el llamado empoderamiento, o la motivación del paciente por la autogestión de sus curas. Convertir la terapia en un juego con objetivos medibles estimula el usuario a lograr sus objetivos.

La telerehabilitación propicia una mejor organización familiar, puesto que el paciente no condiciona a sus parientes al no implicarlos en el desplazamiento y elegir el horario más adecuado con su actividad diaria. Por lo tanto, disminuye el absentismo, pero no solo del paciente, sino también del profesional que puede atender a sus pacientes de forma remota y en horario flexible, porque la revisión de los progresos no hay que hacerla en el mismo instante en que se realizan los ejercicios. Sin embargo, algunos sistemas incluyen monitoritzación y envío de indicaciones al paciente en tiempo real.

Ofrecemos información y orientación sobre soluciones personalizadas, productos de apoyo y recursos disponibles con el objetivo de impulsar y mejorar la autonomía personal y la accesibilidad al entorno, así como favorecer la integración social de las personas con discapacidad y de la gente mayor.

Un producto de apoyo es cualquier producto (incluyendo dispositivos, equipos, instrumentos, tecnología y programas), fabricado especialmente o disponible en el mercado, para prevenir, compensar, controlar, mitigar o neutralizar deficiencias, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación. Aquí se incluyen las ayudas técnicas, férulas, ortosis, sillas de ruedas y caminadores, entre otros.

Debido a la gran diversidad de productos y a las necesidades individuales de cada persona y familia, a menudo es necesario un asesoramiento que nos permita escoger adecuadamente.

Este servicio va dirigido a las personas con discapacidad o dependencia y a sus familiares y a las personas cuidadoras.

La accesibilidad es una condición básica para la rehabilitación, la inserción y la calidad de vida de las personas con una enfermedad neurológica.

Los espacios del hogar, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos que usamos cada día, tienen que ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas que viven a la vivienda, en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible. A tal efecto podemos utilizar la tecnología de ayuda y los recursos comunitarios.

La accesibilidad presupone la estrategia del “diseño universal”, o sea que cuando se conciben o proyectan entornos, procesos, bienes, productos, servicios, objetos, instrumentos, dispositivos o herramientas, se hace de tal manera que puedan ser utilizados por todas las personas en la mayor extensión posible.

Girona como ciudad y como provincia, dispone de muchos recursos públicos y privados que pueden facilitar la vida de las personas con una enfermedad neurológica y hacerla más agradable.

  • Recursos pensados para todo el mundo como los centros cívicos, las entidades de voluntarios, el transporte adaptado, piscinas e itinerarios accesibles, y parques de salud, entre otros.
  • Recursos pensados especialmente para personas con enfermedad neurológica y/o dependientes, como son las asociaciones de enfermos, el banco de ayudas técnicas, las tiendas especializadas en tecnología de ayuda, los servicios sanitarios y sociales, y las ayudas económicas, entre otros.

A menudo no hacemos uso de estos recursos por desconocimiento. Otras veces somos conocedores de ellos, pero no sabemos cómo utilizarlos ni cómo conseguirlos.

También colaboramos con tiendas y talleres especializados para adaptar el coche o el hogar, y asesoramos para alquilar o comprar productos de apoyo y ayudas técnicas.